Más destinos: Nueva York - Londres - Barcelona - Madrid - Italia

La Conciergerie

La Conciergerie fue el primer palacio de los primeros reyes de Francia. Hugo Capeto (rey de los francos, 940 – 996) estableció el Consejo Real en el palacio y a partir de allí el palacio fue residencia y el punto de encuentro de la monarquía y gobernantes. San Luis de Francia (también conocido como Luis IX de Francia, 1214 – 1270) construyó en el palacio la Sainte Chapelle (Santa Capilla), para guardar en ella las reliquias religiosas que había adquirido de Balduino II, de Constantinopla. El palacio, entonces, solo tenía un edificio. Felipe IV (1268 – 1314) reconstruyó completamente el palacio, agrandándolo considerablemente y Juan II continuó con las obras de construcción.

Sin embargo, después de los años de renovación al palacio, la familia real se mudó al recién construido Palacio de las Tullerías (hoy, Museo del Louvre) y el palacio albergó el Parlamento de París y si bien dejó de ser una residencia, continuó siendo la sede del gobierno y de los asuntos reales. Durante la Revolución Francesa, La Conciergerie funcionó principalmente como la cárcel, donde los prisioneros pasaban sus últimos días antes de ser enviados a la guillotina (en la Plaza de la Concordia).

vista exterior de La Conciergerie

Durante el régimen del terror de esos años, 2,700 personas fueron condenadas a muerte en La Conciergerie, pasando sus últimas horas en las pequeñas celdas del palacio. La reina María Antonieta (esposa de Luis XVI, 1755 – 1793), el poeta André Chénier (1762 – 1794) e incluso uno de los principales autores de la revolución, Maximilien Robespierre (1758 – 1794) estuvieron encarcelados en el palacio.

Después de la Revolución Francesa, el palacio continuó funcionando como prisión. No fue sino hasta 1914 cuando dejó de cumplir esa función por ser declarado monumento histórico. Durante los reinados de Luis XVIII (1755 – 1824)  y Carlos X (1757 – 1836) el palacio fue renovado y ampliado considerablemente, para devolverle el brillo que había perdido durante sus años como prisión y para atender a más casos judiciales, que iban en aumento.

Interior de La Conciergerie

Actualmente, este monumento es administrado por el Centro de los Monumentos Nacionales de Francia y es un sitio turístico bastante popular por su historia. Uno de los puntos interesantes en una visita a La Conciergerie es la celda de María Antonieta durante la Revolución Francesa. Fue reconstruida a como era en tiempos de prisión para que los visitantes entiendan como fueron los terribles últimos días de la reina.

La Conciergerie en París

Más sobre Qué ver en París: