Más destinos: Nueva York - Londres - Barcelona - Madrid - Italia

Basílica del Sagrado Corazón

Para conocer mejor el encanto de la Basílica del Sagrado Corazón en París debemos revisar en qué contexto fue construida y toda la historia que la rodea. En el XVIII Distrito de París, hay muchos barrios importantes para los parisinos y los turistas por igual. En particular, Montmartre es un punto muy especial de la ciudad, por haber sido el lugar que vio florecer el impresionismo. Muchos artistas importantes de la época encontraron inspiración y trabajaban en la colina de 130 metros situada a la derecha del río Sena, que además fue un punto de encuentro para los parisinos bohemios. La Place du Tertre es un ejemplo de como Montmartre aún conserva ese aire artístico y espíritu bohemio, pues es un punto para pintores y retratistas, que pintan, exponen y venden sus pinturas allí mismo.

La Basílica del Sagrado Corazón (Sacré Coeur) se encuentra en la cima de la colina de Montmartre. En 1873, la Asamblea Nacional decidió la construcción de una iglesia para rendir homenaje a los ciudadanos que perdieron la vida durante la guerra franco-prusiana (empezó en julio de 1870 y finalizó en mayo de 1871, donde 138,871 franceses murieron).

Las personas que abogaban por la construcción de la iglesia también sentían que esta iniciativa era necesaria para contrastar los daños y dureza del Segundo Imperio, dirigido por Carlos Luis Napoleón Bonaparte (conocido como Napoleón III). Se organizó un concurso para elegir al arquitecto del proyecto, y el ganador fue Paul Abadie, quien también fue un inspector en una de las restauraciones de la Catedral de Notre Dame.

escaleras de acceso a la basílica de París

Los fondos para construir la iglesia se obtuvieron exclusivamente de los ciudadanos que quisieran hacer donativos y la obra se inició en 1875 para verse concluida 39 años después, en 1914. Se consagró como basílica hasta después de la Primera Guerra Mundial, en 1919. La forma de la basílica es de una cruz griega y cuenta con cuatro cúpulas. La más alta es de 83 metros. El arquitecto se inspiró en la arquitectura romana (caracterizada por la grandeza y solidez de las construcciones, además de un estilo lujoso) y bizantina (caracterizado por el uso del ladrillo para la construcción, en lugar de la piedra, el uso de mosaicos y el realce de las cúpulas).

Para subir la colina y llegar a la basílica, se deben subir 197 escalones. También se puede llegar a la cima tomando el funicular de Montmartre, su acceso se encuentra a la salida de la estación de metro Anvers, pero subir los escalones se recomienda si el día esta despejado. La vista de la ciudad desde la basílica es verdaderamente espectacular.

Basílica del Sagrado Corazón en París

Más sobre Qué ver en París: