Arco del Triunfo

Otro de los símbolos que le dan un toque único y especial a la ciudad es el Arco del Triunfo de París. Sin embargo, hay muchos arcos de triunfo por Europa, pues levantar un arco de triunfo era una costumbre de la Antigua Roma. Inicialmente, la idea detrás de erigir un arco de este tipo era para celebrar alguna victoria militar, pero en realidad, los romanos las hacían para conmemorar a algún gobernante. Posteriormente, fueron utilizados para otros festejos, como muestras de agradecimiento de pueblos vecinos por alguna ayuda aportada de parte de la ciudad. El primer arco de triunfo fue construido en 196 A.C., para Lucio Sterinio. Tres arcos de triunfo fueron construidos durante ese período, pero ninguno sobrevive en la actualidad.

Hubo mucho interés y admiración por el arte y arquitectura del Imperio Romano durante el Renacimiento, y se empezaron a erigir estos monumentos nuevamente en Europa. Napoleón Bonaparte decidió construir el famoso Arco del Triunfo tras la victoria de la Batalla de Austerlitz, en 1805, donde prometió a su ejército un regreso triunfal a casa. El arco, inspirado en el Arco de Tito (Roma), tiene 49 metros de alto y 45 de ancho. Tiene una estatua en cada uno de los pilares: El Triunfo, La Resistencia, La Paz y La Marsellesa.

Arco del triunfo en París de día

En la parte exterior del Arco se aprecian los nombres de revolucionarios importantes del país y las victorias de Napoleón I. En la parte interior se encuentran grabados los nombres de los 660 generales, mariscales y oficiales que combatieron por el Imperio Francés. El Arco tiene un pequeño museo, donde se encuentra toda la información del Arco, desde su historia hasta detalles de la construcción. Allí también se encuentra la Tumba al Soldado Desconocido, con una llama encendida permanentemente, que es reavivada todos los días en la tarde.

Además de ser un monumento importante de París, el turista puede subir al techo del Arco para disfrutar una vista espectacular de la ciudad, o caminar un poco hacia los Campos Elíseos, una de las avenidas más hermosas, interesantes y elegantes de París. Dos veces al año en verano, se puede apreciar una puesta del sol donde –por unos minutos- el sol aparece exactamente bajo el Arco,  hecho que atrae a miles de espectadores. En una de esas ocasiones, en 1994, se pudo observar un eclipse parcial de sol también.

Arco del Triunfo en París | Toda la historia

Más sobre Qué ver en París: